#TAGS
Please reload

© 2023 by Annabelle. Proudly created with Wix.com

X

August 14, 2017

 

 

Texto del fanzine "marica", de la colectiva "Putos mal" de la plata Argentina, 2013

 

¿Alguien puede decidir ser, por ejemplo, dictador, y no querer parecerse a Hitler, Videla, Bush y tantos otros? 

 

Como poder, sí, puede. Si estamos de acuerdo en que las identidades, en el sentido más amplio posible de la palabra, son una construcción socio-cultural, alguien podría ser “dictador” sin, necesariamente, tener que parecerse a alguno de los próceres de la historia universal. Pero, si alguien decidiera elegir a ese “ser dictador” como eje central de su caja de herramientas identitarias, pasaría su vida explicando que: “yo soy un dictador, pero no soy como todos los otros dictadores. Para mi ser dictador es otra cosa. Yo me apropio del término y lo resignifico, lo hago mío y bla, bla, bla”. Y así por el resto de sus días. Y, sin embargo, y a pesar de que muchxs de nosotrxs luchamos todo el tiempo para poder deconstruir ese imaginario universal que nos implantaron, unx se puede apropiar del término, pero el concepto, la idea, la imagen mental que nos produce la palabra “dictador”, es demasiado fuerte aún, la tenemos, como suele decirse naturalizada.

A mí me pasa eso con la palabra, el concepto, la idea y la imagen mental de “hombre”.

En primera instancia, tendría que pensar en el porqué de la elección del término hombre como parte de mi puesta en escena identitaria. Por las identidades para mí son eso, por tal razón en algunos momentos y contextos yo soy “Ariel”, en otros soy “el periodista”, en otros “la marica militante”, en otros sólo “la marica”, en otros “el hijo”, en otros “la amiga” y así hasta el infinito. Mi identidad está construida a base conceptos, ideas, algunas un poco deconstruidas, otras tal cual me las ofrecieron. El eje identitario que elija en cada ocasión en una decisión política.

Yo creo en eso de que no somos nada sino solo energía y bla, bla, bla. Creo o me gusta, no sé, pero me cabe. La cuestión es que vivimos en un mundo de etiquetas, todo el tiempo. Alguien te ve y ya comienza la construcción de una supuesta identidad, de un supuesto estilo de vida, etc. Entonces, una puede decir “si soy eso”, o, decir “no, eso no, soy esto”. Y eso nos posiciona en el mundo de una determinada manera y no de otra. No se es sola, se es con otrxs. Al menos, para mí.

Por todo esto, en mi caja de herramientas identitarias (el concepto de “caja de herramientas” se me pego de las ciencias sociales, en ellas nunca me gustó, siempre me pareció burdo, pero, luego de ser deconstruido por mis identidades de “puto militante” y “periodista” combinadas, me parece más simpático) podemos encontrar al puto, al buen alumno, a la trola, a lx introvertidx, etc., pero no al dictador ni al hombre. ¿Para qué?

Yo soy capitalista. Lo soy porque vivo en un sistema político capitalista y no me puedo escapar de él. A veces, me hago la otra y logro encontrar una pequeña grieta, pero, la mayor parte del tiempo, no puedo zafarme del todo. Sin embargo, “capitalista” no está en mi caja de herramientas. Para que mierda voy a querer deconstruir y reapropiarme de ese término. Fuera, listo. De vez en cuando lo uso como parte de mi identidad “posmo”, dependiendo del grado de necedad del lugar en el que me encuentra. Pero no es algo que yo elijo. Y, ese no elegir, es una decisión política que se sustenta en una idea de un mundo de mi autoría en el cual “capitalista” es el enemigo (por razones que ya todas conocemos).

Ahora, con el término, concepto, idea, imagen mental “hombre”, me pasa otra cosa.

La verdad es que no sé si será por mi vista de lince o por la educación a los palos que me dieron, pero a esta yo le veo grietas por todos lados. Y me escapo, obvio. ¿Por qué me quedaría?

Ser puto siempre fue ser “poco hombre”, y yo quiero ser mucho, muchoooo de todo ¡es mi sueño de toda la vida!

Además, tendría que sacarme de encima a “el sujeto universal”, “el poder”, “el soldado”, “el golpeador”, “el padre”, “el dictador” (muy posiblemente), “el ejemplo”, “el macho”, “el hincha de futbol”, “la ciencia”, “la política”, a todos los hombres malos de la historia, etc.

¿Para qué? No lo quiero.

Si ser hombre significa tener pene (y se nos caen años de feminismo encima, aunque no quieran aceptarlo), entonces, yo no tengo pene, tengo otra cosa, un pituti entre las piernas, total, a esta altura unx puede deconstruir casi todo, si quiere. No soy hombre, no tengo pene, soy puti y tengo un pituti. ¡¡¡ Hasta rima!!!

Ser hombre es aburrido. Otras identidades pueden usar la ropa que les plazca, pero los hombres solo usan ropa de hombre. No conozco a ningún hombre que tenga como prenda diaria algún vestido o alguna pollera. ¡Podríamos discutir si las polleras son solo para “mujeres! Y que significa eso, pero no viene al caso. Para otro zine. Yo creo que las polleras no son solo para “mujeres”, pero la política masculina deja bien en claro que las polleras forman parte de su gigante y más completa... caja de herramientas, jijiji.

¿Por qué alguien puede decidir no nombrarse como capitalista, aunque la mayoría de sus prácticas lo sean, a su pesar (recordemos que es una decisión política), y no puede dejar de nombrarse “hombre”, aunque luche para que sus prácticas no sean iguales a las del resto de “los hombres”? No sé, a mí me parece un poco contradictorio, raro. No es el término “hombre” en sí, sino la decisión política involucrada. El porqué.

Cuando alguien dice “los hombres esto” o “los hombres aquello” y yo no me veo a mi involucradx, no veo a mis amiguis involucradxs, sino que veo a “los hombres”, me siento bien.

Cuando alguien me ve por la calle y me grita “puto”, me siento bien, porque esa persona entendió todo, ya que cuando esto pasa, en general los que gritan son hombres y el “puto” viene a empujarme fuera de su propia categoría “los hombres”. Si eso no es tener suerte en la vida ¡¿qué es la suerte?!

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Resistencia y disidencia sexual en tiempos de Capitalismo gore y necropolítica

June 16, 2019

Cartografía criminal: identificación por perfil racial y el Ayllu.

November 2, 2018

1/15
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now