#TAGS
Please reload

© 2023 by Annabelle. Proudly created with Wix.com

Memorias de un deseo marika

July 31, 2017

 

 

 

“No se trataba de liberar al homosexual, sino de liberar

la homosexualidad que cada unx llevaba dentro”(FLH)

 

 

Este texto es un caleidoscopio roto y está escrito desde un espacio de afinidad que hemos llamamos “Manada de Jotas”, y que ha sido un lugar de tejidos y de rupturas para la invocación de políticas joto-marikonas en la ciudad de Mexiko. Desde nuestras experiencias, que han sido múltiples, hemos sentido enormes alegrías, pero también tremendas dificultades para la construcción de espacios colectivos que nos permitieran asentar nuestro culo, y articular palabras, hechizos, cuerpxs y proyectos para fisurar las lógicas de la triste homonormatividad. Muchas veces, hemos sentido una nostalgia marginal al ver en lo que el movimiento “gay/bisexual” se ha convertido, y también porque hemos notado cómo nuestras vidas han devenido en una batalla constante contra quienes podrían ser nuestrxs amigxs... Sin embargo, siempre hay algo que se fuga, que se rompe, que explota, y es precisamente esa magia que hace vomitar al homocapitalismo, y a sus “hombres”; pues cada vez que una jota/marika se pinta las uñas de rosa o de morado, una bomba estalla frente a las puertas de una iglesia: “no queremos que nos acepten, queremos que nos deseen”.

 

 La verdad, es que la construcción de “Manada de Jotas”, ha sido el potencial para imaginar insurrecciones cotidianas, y para engullir ANAl-gésicos contra la incertidumbre de esperar “una comunidad” o un movimiento radical marika-joto que no termina de acontecer... La propuesta, entonces, sería diferente: ¿Cómo nos encontramos desde la deserción? Desde la apuesta por una “comunidad que no tenga comunidad”, sino cuerpxs con deseos diversos, pero con un enemigo en común, o como diría Chéjov: “El amor, la amistad y el respeto no unen tanto a la gente como un odio común hacía alguna cosa”. Esa “cosa” puede ser sintetizada en el deseo de darle muerte a las intensidades del “hombre” que recorren nuestras superficies y que nos infectan las entrañas: “las marikas, no somos hombres”, ya se ha dicho hasta el cansancio, y tampoco queremos serlo. No habitamos las “nuevas masculinidades”, ni el “capitalismo rosa”, ni tampoco somos buenas personas: la marikonería no es un activismo, es una ética, porque es nuestro modo de vivir y de sentir.  A Nuestro enemigo, el “hombre” y su cómplice “lo gay-mainstream-racista” se le meten billetes por el culo y le salen prácticas de “hombre heterosexual blanco misógino” por los poros, ¡no queremos esto!, porque al final del abismo, ¿qué es ser hombre? sino un factor de riesgo contra nuestras políticas cotidianas marikas libertarias y feministas Es por ello que esto es una posición de ataque. De ataque contra lo que está construido dentro de nosotrxs.

 

Recuerdo que en el primer encuentro que tuvimos, como “Manada de Jotas”, nos dimos cuenta que éramos una multiplicidad de modos de cuerpxs, pero que nos reconocíamos desde lo marikón, aunque era imposible definir: lo afeminado, lo travesti, lo transmarika, lo marika, lo bisexual no binario, “lo cualquiera” aparecía desde una intempestividad de procesos, de éticas y de cuerpos dispuestos a sentirse y escucharse. Éramos así como un hueso roto sanando, pero con la esperanza desesperanzadora de nunca sanar igual. La colectiva “manada” se construyó desde la ausencia de un “contrato” y de un “orgullo” total, y por lo tanto desde una posición de deseo por incendiar todas las opresiones de esta misógina historia que vivimos como cuerpxs arrojados al deseo no-heterosexual.

 

¿Pero cuáles son nuestras posibilidades desde la construcción de un deseo marika-joto? Quizá tengamos que seguir experimentando desde las alegrías y tristezas de una ética que potencialice nuestras vidas, porque, parafraseando a Peter Pál, en nuestro deseo marika nada se ha perdido, y por lo mismo, nada está perdido… tal vez, nosotrxs seamos las perdidas al tratar de desear “una comunidad total” o un “orgullo total”, que nunca llegará. Tenemos a nuestras amigxs en los corazones, pero también las ganas de:

 

“[…]Probar. Fracasar. Probar de nuevo. Fracasar mejor.

Obstinarse. Atacar. Construir.

Tal vez vencer.

En cualquier caso, sobreponerse.

Seguir nuestro camino.

Vivir, pues. Ahora”.

Comité invisible.

 

 

Nos afectamos para producir anomalías.

Este texto podría parecer escritura política “dura”, pero en realidad es otra cosa, es un texto sobre “afectos”, arneses y dildos, aunque los afectos y los dildos, también son políticos. En cualesquiera de los casos esto es “la memoria de un deseo” que me dejó el encuentro con unx cuerpx de “obsidiana” marika que tenía coño, y que por la alegría de esos sentires y aprendizajes mutuos quise escribir(le)me una “carta-cuento”; Aparte de que tiene que ver con algo que otra amiga me platicó hace algún tiempo y que me puso a pensar posibilidades. Ella me decía que le gustaba un marika, pero que sentía que ese deseo era un campo de batalla perdido, porque decía ella, “el deseo marika” es solo “deseo homosexual”. ¿Sería posible experimentar más allá del “deseo homosexual” y hablar de un “deseo joto-marikón”? ¿Cuáles son las posibilidades combinatorias de nuestrxs cuerpxs y de nuestros afectos? ¿Desde dónde tejemos redes más allá de nuestra “comunidad” y del “orgullo”? ¿Y la amistad y los otros placeres? ¿Cómo dinamitar la coherencia y las normatividades del deseo?

A mi cuerpo le aconteció una historia: mi deseo es joto-marikón y mi amiga “obsidiana” siempre lograba encenderme el Ano y por ello escribí esto.

 

La Carta

“Dice la ciencia médica que el corazón es el músculo que más trabaja en el cuerpo, late unas ciento quince mil veces al día, aproximadamente 42 millones de veces al año, bombea sangre rica en oxígeno y nutrientes a los tejidos del cuerpo… El corazón parece un órgano que no descansa… sin embargo, a mí, esta explicación me parece un tanto capitalista. Definir al corazón como el órgano más trabajador del cuerpo deja su sensibilidad en un plano secundario, como si no libráramos batallas de vida en ese cachito de cuerpo, y por otro lado, ¿por qué hablar de promedio de latidos, y no de intensidades o sensaciones que le acontecen?, como si su único objetivo fuera dar una certeza de lo que nos ocurre “productivamente”, números, números, como si las emociones y sentimientos fueran cosas desviadas, anormales y excluidas, por eso también pienso que el corazón de la ciencia médica es “heterosexual”.

 

Yo, por otro lado, pienso que el corazón es como un ronroneo gatuno. Lo ronroneos de lxs gatxs, no tiene promedio, ni son blanco de estadísticas. Se activan o se potencian cuando se sienten a gusto y en confianza, y ya. Los ronroneos se multiplican con el cuidado, fluyen para todos lados y de diferentes maneras, es el lenguaje de otrxs cuerpxs.

 

Recientemente mi corazón a estado ronroneando mucho ¿te preguntarás por qué? Pues lo que pasa es que siento algo muy bonito por una marika… que tiene coño… somos cómplices de una amistad y de un atentado. Ella es marika, y su existencia es un atentado contra el patriarcado, contra los cuerpos normalizados. Es marika porque se ha arrancado el falo de la mente, se lo ha auto castrado, auto anulado para no reproducir, pero si para insistir. Es marika y entre sus piernas a veces viste un dildo coloreado de rojo, con un arnés que le abraza la cintura, como si el abrazo fuera la forma de habitar el cuerpo e imaginarlo sin imposturas, burlándose del régimen, pero dispuesta construir placer. Es marika porque su cuerpo encarna la diferencia de otras formas de vida. Es marika porque el cuerpo es más una ética de existencia que una identidad cerrada, es más construir desde un cuerpo okupado y recuperado, porque nos lo habían arrebatado. Mi amiga es marika porque su dildo cuerpo me enciende el Ano, y mi imaginación anal, no solamente es sexual, sino política y amical. Yo no quiero que la ciencia médica me diga el promedio de veces que mi ano se contrae, si soy homosexual, bisexual o no he salido del closet, sino lo que quiero es escuchar cuál es el diálogo que mi ano tiene con mi corazón. Mi amiga es marika y me ha acompañado cuando lo he puesto a dialogar, construyendo a la par desde sus palabras y sus cuerpxs que también son atentados contra el mundo”.

 

En las anomalías, que son experiencias, se desmonta el corazón heterosexual… lo que sucederá después, no se controla, solo se siente, porque modifica lxs cuerpos. En las anomalías está la posibilidad. Nuestras políticas no tienen que ver con la pertenencia a un grupo o un “orgullo ideal”, sino con el modo en que nos dejamos sentir con otrxs cuerpxs. Si el deseo marika-jota se está posicionando, es precisamente desde la “desgenitalización”, y desde la “desprogramación” del “deseo homosexual” que ha devenido en “homonormatividad”. Entonces la apuesta sería, como ya sospechaba Foucault, pensar la marikonería como “modo de vida” interconectado con redes libertarias y feministas: “lo que molesta al poder no son las relaciones homosexuales, sino la amistad (…), es decir la posibilidad de crear redes de amigos, apoyos, afectos, solidaridades, difíciles de localizar, que escapen al control social y que van más allá de los modelos binario individualista o liberal: <pareja-amor-matrimonio>”.

 

La superficie

Es verdad que las opresiones joto-marikas forman parte de una red muy específica de violencias, y por lo tanto requieren de una trinchera situada, que no tan fácil vamos a abandonar. Sin embargo, por qué condenar al deseo a esa suerte de identidad “lógica”, basada en la congruencia entre anatomía y acto “sexual” (homosexualidad-homonormatividad-heterosexualidad). No digo que las prácticas como las he vivido y deseando desde la “Manada de Jotas” sean la solución, más bien, lo que me pregunto es: ¿desde dónde encontramos otras grietas o fugas, para la construcción de una manada que vaya más allá de la nostalgia de la comunidad “perdida” y del “orgullo” perdido? Porque como ya se ha dicho: “el deseo es un arma de guerra”, y el placer sus cartuchos que pueden envestir miles de cuerpos. Este texto tiene la intensión de pensar más allá del deseo homosexual como una lógica de resistencia, proponiendo, que quizá, hablar de un deseo “joto marika” nos pueda dar otras posibilidades y otras prácticas que nos precipiten devenires y revueltas. ¿Qué pasa con la asexualidad, o con los coños marikas con dildos? ¿Es posible hablar de deseo marika en esos casos, es posible pensar lo marica desde las fugas de las homonormatividades genitalizantes y eyaculatorias? ¿cómo imaginar el “deseo marika” no solo desde su construcción micropolítica, sino también como un atentado contra los “ordenes mayores” como son los hospitales psiquiátricos, centros penitenciarios, reclusiones familiares, jurídicas y morales o campos de concentración, como es el caso de Chechenia donde se encuentran “compañerxs” multiladxs y presxs por el Estado Ruso, o el caso del “frente nacional por la familia” en México, dónde sus grupos fascistas están detonando “estados” de guerra  y odio social. ¿Cómo articular la solidaridad desde nuestras formas y desde nuestras éticas múltiples?  Algunos ejemplos los vemos en The Queer Insurrection and Liberation Army (TQILA), un sub-grupo de la IRPGF, Guerrilla de Rojava, en Kurdistán, o las diferentes manifestaciones de “marchas disidentes” recopiladas en el texto de Emma.

 

 El “deseo jotomarikón” es múltiple, la idea es habitarlo desde nuestros modos, desde nuestras formas de no-follar, desde las okupaciones de los espacios públicos, desde nuestras formas de habitar lxs cuerpxs y construir amistades. Manada de jotas se posiciona desde las intensidades de deseos y de prácticas que nos acercan a fluir desde eso que no queremos y que es: seguir siendo hombres. Quiero mucho a mis amigas marikas de diversas corporalidades y esa es nuestra política: desgenitalizar nuestros cuerpos y nuestras políticas del deseo.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Resistencia y disidencia sexual en tiempos de Capitalismo gore y necropolítica

June 16, 2019

Cartografía criminal: identificación por perfil racial y el Ayllu.

November 2, 2018

1/15
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now